Conclusión del VII Consejo Plenario de las Hermanas Educacionistas Franciscanas de Cristo Rey

10 septiembre 2014 - 22:34 -- Segreteria Generale

Cuarta infomación

En la segunda semana del Consejo Plenario hemos reflexionado sobre los temas más sobresalientes y actuales tratados en los encuentros y los documentos de nuestra Congregación: El apostolado en la misión de las hermanas de la RD del Congo, presentado por la H.M. Mirjam Penić de la Provincia de Split; la Colaboración y el compartir del carisma religioso con los laicos clarificados por el P. Viktor Papež OFM, miembro de la Provincia de la Santa Cruz de Eslovenia. Hemos escuchado dos experiencias de la colaboración y del compartir el carisma con los laicos: La Evangelización y nuestros Asociados presentada por la H.M. Therese Ann Quigney, Superiora provincial de la Provincia de Lemont y el Itinerario LEFCRe - Laicos Educadores Franciscanos de Cristo Rey, presentada por la H.M. Lucila Rodríguez, Superiora Provincial de la Provincia de Argentina-Uruguay. En los grupos y en las asambleas se trabajó intensamente sobre los argumentos presentes en el Instrumento de trabajo.

Además, el Gobierno general tuvo la ocasión de realizar un encuentro con las Superioras provinciales/regional.

En la noche cultural del miércoles 3 de septiembre, preparada por las hermanas de la Provincia de Maribor, en colaboración con los laicos, nos hemos deleitado escuchando las melodías y los cantos, viendo las imágenes y los bailes folklóricos. Con todo ello nos presentaron las riquezas y las costumbres populares de Eslovenia.

El arduo trabajo del Consejo Plenario, del cual nos sentíamos muy responsables, se concluyó el viernes 5 de septiembre. A la asamblea se presentó el Documento Conclusivo del VII Consejo Plenario “Serán mis testigos hasta los extremos de la tierra” (Hch. 1,8)

La H.M. Klara Šimunović, Superiora general, en sus palabras conclusivas del Consejo Plenario resaltó algunos momentos del nuestro estar juntas: la luz de las cuatro velas, encendidas en el momento de la apertura del Consejo Plenario, que nos ha acompañado en estos días, representó en modo simbólico, la presencia y la compañía de nuestras primeras cuatro primeras hermanas venidas de Graz a Maribor. Fueron dos semanas intensas, ricas, de compartir fraterno, de reflexiones, de clarificación (de revisión) del nuestro presente y de proyección de nuestro futuro. Agradeció a Dios que nos acompañó e inspiró en estos días, agradeció también a todas las participantes del Consejo Plenario que se dedicaron en modo activo y constructivo. En modo particular agradeció a la Provincia de Maribor, a la Superiora provincial, H.M. Terezija Tomazin y consejo y, a la comunidad de la Casa madre.

La H. Klara nos invitó a llevar en nuestros corazones el fuego del gozo del Evangelio, a retomar nuestra vida cotidiana con mayor fervor y entusiasmo, sirviendo a los más necesitados, comenzando de nuestra comunidad.

Después de la clausura del Consejo Plenario nos hemos reunido en la capilla de la Casa madre. Durante la oración las participantes del Consejo Plenario hemos recibido de la Superiora general un ejemplar del Evangelio con la invitación a la misión: “Vayan y sean mis testigos hasta los extremos de la tierra”(Cfr. Hch. 1,8). Simbólicamente, mediante las participantes del Consejo Plenario, todas las hermanas de la Congregación fueron enviadas a la misión.

El sábado 6 de septiembre, tuvo lugar la celebración de los 150 años de la llegada de las primeras hermanas de Graz en Maribor. La celebración eucarística, en la catedral de Maribor, fue presidida por Fray Stane Zore OFM, Ministro provincial de la Provincia de Eslovenia, con los sacerdotes concelebrantes. A la Eucaristía asistieron las participantes del Consejo Plenario, las hermanas de la Provincia de Maribor, Trieste, Austria, también las representantes de las Hermanas Educacionistas Franciscanas, de Graz.

Con la celebración eucarística hemos agradecido al Señor por la pequeña semilla del carisma que, en el misterio de su Providencia, ha reservado para nosotras Hermanas Educacionistas Franciscanas y la puso en la fértil tierra Eslovena. El inicio de la Congregación fue realmente modesto: cuatro hermanas, una casita y seis niños pobres. Este misterioso germen el Señor lo hizo crecer y transformar en un árbol con grandes ramificaciones bajo cuya sombra encontraron y encuentran restauro muchas personas.

Además, hemos rezado juntas por nuestra Congregación para que tenga la luz en el camino, y encuentre nuevos modelos de presencia y de misión para los más necesitados y dé testimonio vivo y gozoso del Evangelio al hombre de hoy.

El programa de la celebración, seguido de la Eucaristía, nos recordó la llegada y la presencia de las hermanas en Eslovenia, de donde se propagó el mandato misionero en 14 países del mundo. Con el ágape fraterno hemos concluido la celebración de los 150 años.

Vuestra continua oración y las palabras escritas fueron para nosotras signo de vuestro apoyo y acompañamiento en el trabajo del Consejo Plenario. Una vez más, les agradecemos por todo.

¡Paz y bien!

Equipo de informaciones

06 de septiembre 2014 - Fotos de la celebración