I - ¡En el nombre del Señor!

Comienza la Regla y Vida de los hermanos y de las hermanas
de la Tercera Orden Regular de San Francisco


 

1. La forma de vida de los hermanos y de las hermanas de la Tercera Orden Regular de San Francisco es ésta: observar el Santo Evangelio de nuestro Señor Jesucristo, viviendo en obediencia, en pobreza y en castidad1.
Siguiendo a Jesucristo, a ejemplo de San Francisco, están obligados a practicar más y mayores cosas2, observando los preceptos y los consejos de nuestro Señor Jesucristo, y deben negarse a sí mismos, como cada cual ha prometido a Dios3.

2. Los hermanos y las hermanas de esta Orden, juntamente con todos cuantos quieren servir al Señor Dios dentro de la Iglesia católica y apostólica, han de perseverar en la verdadera fe y en la penitencia4. Se proponen vivir esta conversión evangélica en espíritu de oración, de pobreza y de humildad.
Absténganse de todo mal y perseveren en el bien hasta el fin5, porque el mismo Hijo de Dios ha de venir en la gloria6, y dirá a todos los que le conocieron y le adoraron y le sirvieron en penitencia: Venid, benditos de mi Padre, recibid el reino que está preparado para vosotros desde el origen del mundo7.

3. Los hermanos y las hermanas prometen obediencia y reverencia al Papa y a la Iglesia Católica8. Con el mismo espíritu han de obedecer a aquellos que han sido constituidos para el servicio de la fraternidad9. Y, dondequiera que estuvieren y en cualquier lugar donde se hallaren, se acojan espiritualmente y con amor y se honrarán mutuamente10.
 Y promuevan siempre la unidad y la comunión con todos los miembros de la familia franciscana.

     ----------
1 Cf. 2R 1,1; cf. RsC 1, 2; cf. RsC 6, 1.
2 2CtaF 36-39.
3 2CtaF 40.    
4 1R 23, 7.
5 1R 21, 9.
6 1R 23, 4.
7 Cf. Mt 25, 34.    
8 2R 1, 2; cf. RsC 1, 3.    
9 Cf. 2R 1, 3; cf. RsC 1, 5.    
10 1R 7, 15.